Inscriptos en letras sobreimpresas, en las patas de la pasarela se advierte aún el origen de fabricación en lejanas tierras inglesas. No obstante, el trayecto que las termina depositando en nuestra ciudad no fue directo sino que hubo una estadía en Campana.

En dicho lugar se encontraba, en desuso, hasta que la necesidad de contar con un paso para los vecinos que residían en el sector oeste de las vías del ferrocarril terminó siendo imperante. El paso de las constantes formaciones de trenes de pasajeros y de cargas generaban no pocos inconvenientes y la posibilidad de instalar una pasarela terminó siendo la solución elegida.

Gestiones de por medio, el 4 de noviembre de 1975 fue el día en el cual se inauguró oficialmente. La figura de Julio César Sartini aparecía bajando los escalones mientras alrededor de la estructura, miles de sunchalenses lo acompañaban, visiblemente satisfechos por lo logrado y el impacto comunitario que tendría esta mejora