La historia local relata que se decidió impulsar su creación luego de que se desarrollaran múltiples reuniones en casas de vecinos. Si bien forma parte del denominado «casco histórico» de la ciudad, organizativamente es uno de los sectores que más tardó en conformarse como Vecinal, incluso tuvo diversos pasos de su sede por diferentes espacios hasta que en los últimos años se pudo construir la propia, en un sector de la plaza Urquiza.

Además, en lo que es una particularidad, se trata de una de las pocas vecinales que cuenta con bandera propia (dos franjas horizontales, una de color gris claro y otra roja, teniendo en el centro el cañón emplazado en plaza Libertad y con la leyenda Barrio Centro).