De eso no se habla: El valor de los símbolos como parte de nuestra historia

En la jornada de hoy, 19 de junio, se cumplen 17 años desde la creación de la bandera de nuestra ciudad, creación de Eloísa Ponte y aprobada el 19 de junio de 2007 mediante la Ordenanza Nº 1762. Un hecho que debiera ser de orgullo para toda la comunidad, pasó absolutamente desapercibido.

Resulta comprensible que el vecino, atravesando los complejos momentos actuales, no tenga en cuenta dicha efeméride local pero no debiera pasarse por alto el hecho de que tanto el Municipio como el Concejo, no le dedicaron una mención. Incluso, este último, sesionó hoy por lo que todos los ediles tuvieron la oportunidad de hacer alusión a la fecha. En ambos casos, la alusión no es antojadiza puesto que los dos sectores impulsaron el certamen que derivó en la enseña propiamente dicha y suelen tenerla siempre a mano, en despachos y recinto de sesiones.

Lamentablemente, en lo que va del año, hemos visto cómo se dejaron pasar varias fechas de gran relevancia para la ciudad. Así fue por ejemplo semanas atrás con el Día Internacional de los Museos, en donde nuestro «Basilio María Donato» pasó de una casi sobre-exposición al ostracismo, con pocos intermedios.

La simbología tiene una elevada carga de significación, acerca la historia al presente, la sostiene viva mediante representaciones socialmente establecidas, nos enseña sobre quienes nos precedieron y sustentan nuestros orígenes. En vísperas de una fecha tan importante como la que viviremos los argentinos mañana jueves, los sunchalenses bien podemos utilizar este tipo de momentos para tener nuestras propias tradiciones. Quizá sea imposible de aplicar el protocolo de la jura a una enseña local pero bien podría incentivarse el uso y ornamentación de espacios con sus colores, difundiendo sus características que al cabo, son reflejo de nuestra propia historia.

Aquí surge una excelente oportunidad para trabajar de manera «cooperativa» entre entidades intermedias, comercio, particulares… ¿porqué no pensar en transitar el camino desde el 19 de junio al -este año- sábado 6 de julio? ¿porqué no comenzar en este día y luego sumar la Semana del Cooperativismo (también olvidada desde hace años). Acaso podría terminar -si se sanciona luego de estar casi 10 meses en Comisión- en la Fiesta de la Cooperación.

Pero insisto, más allá de las formas, lo verdaderamente importante es la cuestión de fondo. Ya lo dijo nuestro querido Basilio María Donato: «Todo pueblo tiene una historia, sólo hace falta alguien que la escriba», aunque hoy, podríamos actualizar la frase diciendo: «alguien que la recuerde, que la defienda y la tenga presente».

Bandera de la ciudad

Símbolos
Fundamentación
Las espigas de trigo: son históricamente uno de los mayores símbolos de nuestros campos y de nuestra zona en general, alude a la prosperidad y riqueza.

El fuerte central: símbolo de fortaleza, esfuerzo y el trabajo arduo de nuestros antecesores en esta tierra, gracias al cual, hoy Sunchales es una ciudad reconocida por su trabajo y sus logros. Además representa la unidad con el otro símbolo de la ciudad: su escudo.

Las estrellas: las estrellas menores simbolizan los dos intentos de colonización de nuestra tierra antes del establecimiento definitivo, representado aquí por la estrella mayor. Las estrellas tienen el color de la esperanza, sentimiento que sin duda había que embargar a aquellos que soñaron ver a esta tierra pujante y próspera.

Los colores: la bandera cuenta con dos colores predominantes. El verde representa la llanura típica de nuestros paisajes y está en consonancia con las estrellas haciendo alusión a una tierra de proyectos y esperanza. El color oro de la parte superior representa el cielo iluminado de la colonización definitiva. Ambos colores se dividen horizontalmente con la intención de representar el paisaje llano que se besa con el cielo en el horizonte.

Del mismo autor

Relacionadas

Ultimas noticias