Un año de crecimiento pero con materias pendientes

Como todo balance de fin de año, pensar en lo transcurrido a lo largo de los últimos meses resulta un ejercicio complejo y cargado de dificultad. Sunchales se ha destacado por ser una ciudad emprendedora, en crecimiento en múltiples aspectos pero al mismo tiempo, que sostiene deudas importantes puertas adentro.

El resumen no es definitivo ni enumerativo, tarea que sería virtualmente imposible. Se trata simplemente de ejercitar la memoria y de ir construyendo un pensamiento colectivo que nos permita evocar lo más saliente.

Un año de emergencias

Si bien la pandemia como tal comienza a quedar atrás, tuvimos a nivel local desde los años previos la declaratoria de emergencia Sanitaria. No obstante, en este 2022 se han declarado dos emergencias más, las cuales con seguridad tendrán un protagonismo mayúsculo a partir de los meses venideros.

Las declaratorias de emergencia ambiental (vigente desde 2020 pero con un renovado ímpetu en la segunda mitad de 2022) y de tránsito (aún en comisión pero con dos proyectos que seguramente verán la luz en Extraordinarias), reflejan dos de los aspectos que más han preocupado a la ciudadanía. Ambas (la primera la desarrollaremos más adelante en ese mismo repaso) comparten el haber tenido numerosas propuestas legislativas que buscaron ir ordenando y reglamentando distintos aspectos. Para 2023 se espera una intervención directa en ciclocarriles, mejoras en las inmediaciones de los establecimientos educativos y clubes, así como también, avances definitivos en el traslado de la planta de tratamiento de residuos.

82 brindis menos

El espacio intervenido desde hace tiempo.

En este año 2022 que estamos cerrando, hemos tenido la posibilidad de recuperar gran parte de nuestra vida cotidiana, aquella a la que casi nunca prestamos atención hasta que irrumpió la pandemia y sus restricciones nos arrebataron hasta lo más pequeño.

No obstante, no ha sido lo único que se llevó. Superando las previsiones iniciales, han sido nada menos que 82 los sunchalenses que fallecieron como consecuencias del coronavirus (*). Pocas cosas nos han atravesado tanto como comunidad y en este último tiempo, cuando parecía que ya todo comenzaba a ser parte del pasado, nos encontramos con decenas de casos que se van confirmando de manera semanal, con cientos de personas que insisten en la vacunación, otros que no, restricciones que regresan en otros países, actos con autoridades utilizando barbijo… escenas que parecían del pasado.

Pero no, todavía está ahí. Más reducido en cuanto a su virulencia, sin hospitalizaciones pero como un recuerdo permanente de lo que nos cambió.

Lo que no está es el «Memorial Covid». A un par de años de iniciada la pandemia, los sunchalenses no tenemos un espacio físico al cual acercarnos, una referencia tangible de quienes se fueron en un contexto especial que no permitió la última despedida.

El proyecto ingresó al Concejo a mediados de 2021 y en este 2022 perdió estado parlamentario (Expediente Nº 1254), impidiendo hasta ahora «el recuerdo y honra de la memoria de vecinas y vecinos fallecidos», tal como expresa el texto, donde también se pensaba en la colocación de «una obra artística en homenaje a las personas fallecidas, que represente los diversos cultos presentes en nuestra ciudad, la lucha y acompañamiento de sus familiares y afectos». Tampoco están las placas con nombres de los fallecidos. El sector que había sido elegido en barrio 9 de Julio (y que fue referenciado como tal por parte del Municipio en el pedido de fondos para el Plan Incluir) si tiene implantadas diversas especies arbóreas y una estructura de cemento que sufrió modificaciones con el paso de los meses. Seguramente aquí también pudo haber un sector para el personal de salud, que tanto ha hecho en estos años, sosteniendo aún el esfuerzo con atenciones y vacunación.

Un período destinado a trascender

Más allá de esta situación particular, este ha sido un año cargado de puntapiés. A lo largo de los meses en la ciudad se han ido poniendo en marcha numerosas propuestas que están destinadas a tener un impacto en el mediano plazo. Será en aquel momento en el cual miremos hacia atrás y veamos que su génesis estuvo en algún punto del 2022.

Claro que también ha sido este un año en el cual estos proyectos no han pasado necesariamente por el Concejo. El Ejecutivo ha adoptado la modalidad de avanzar y luego oficializar, tal el caso de la Escuela de Agroecología, el Jardín y Huerto Social y Terapéutico público.

Aquí debemos incluir las propuestas educativas de nivel Terciario y Universitario que también tuvieron sus gratas noticias, con espacios vacíos que pronto serán reemplazados por construcciones propias, multiplicando así la oferta local. Las empresas privadas, también se inscriben en esta sinergia público privada que tanto nos ha identificado en el último tiempo.

Acciones verdes

En el repaso del año no puede quedar afuera una situación histórica para la ciudad: el reconocimiento de la cuestión medioambiental como política de Estado, hecho que se logró al establecer la misma como la Tercera Secretaría de Gabinete. No obstante, dicha postura vino tras otro hecho inédito contra el Municipio como lo fue el fallo judicial en contra por el caso del basural, que lo puso contrarreloj a cumplimentar tareas que deben concluirse en aproximadamente un año y medio.

Con pocas semanas de actividad, aún no se han visto definiciones de la cartera que marquen por dónde transitará la misma, algo que se esperaba con mucha expectativa desde el inicio mismo puesto que su irrupción lejos está de ser un hecho azaroso ni su cargo ser un mando medio.

También en este período hubo un marcado impulso con acciones de forestación, las cuales deben complementarse con el correspondiente cuidado posterior de las especies implantadas. Otras iniciativas que están en discusión pueden ser también un camino virtuoso a seguir, por ejemplo aquellas pensadas a ejecutar en el Parque Municipal.

(Prensa Municipalidad).

Un año de obras por concluir

La obra pública suele ser uno de los aspectos más mirados de cada administración. Aquí, se puede advertir que a nivel local y con los recursos disponibles, se pudo dar varios pasos adelante (como siempre, no exentos de polémica). Lamentablemente, tanto Provincia como Nación tienen sus ritmos propios y por eso se fueron consumiendo los plazos iniciales y seguimos sin nueva rotonda de acceso a la ciudad, sin Comisaría ni puente sobre calle Ameghino.

En contrapartida aparece para el 2023 un nuevo hospital, el nuevo edificio de la escuela «Benjamín Matienzo» y también la ejecución de obras de cloacas y viviendas por cientos de millones de pesos cada una.

Estas propuestas no hacen más que generar grandes expectativas para distintos sectores de la ciudadanía, quienes podrán tener la oportunidad de controlar sus avances y ver qué tan cercanos se encuentran de un período electoral que nos volverá a atravesar como sociedad. Al ir concretándose, tendrán un impacto directo en el futuro desarrollo sunchalense, que tendrá nuevas bases sobre las cuales seguir siendo optimistas.


ACOMPAÑAN

___
(*) Cifra incluida en el último Reporte Epidemiológico publicado por el Municipio en su cuenta de Facebook, el cual abarca el período que va del 27 de agosto al 9 de setiembre.

Del mismo autor

Relacionadas

Ultimas noticias