Los teatros de Buenos Aires: Teatro Casino (1885-1971)

El teatro se encontraba ubicado en Maipú 326 donde previamente funcionó una fábrica de coches.

El edificio levantado (1885) carecía de valor arquitectónico. En su reemplazo se construyó otro teatro, bajo el proyecto del arquitecto José Arnavat (1892).

En 1905 fue erigido su tercer edificio, siendo el ingeniero Domingo Selva quien realizó el proyecto y la conducción técnica del mismo. En este período el teatro retomó el nombre de Casino ya que en 1892 durante la segunda reforma, había pasado a llamarse Follies Forlet en relación a Luis Forlet, productor teatral que programaba espectáculos de esa índole.

Fue el precursor en adoptar un sistema que consistía en no suspender las funciones durante la etapa de obras de refacciones y reformas; además se convirtió en la primera sala del país en utilizar el cinemascope (04/08/1959), el que consiste en un proceso cinematográfico caracterizado por el uso de imágenes amplias en las tomas de filmación, logradas al comprimir una imagen normal, para que luego al descomprimirla amplíe su campo de proyección. Se inauguró con la película “Ben Hur” y el del Casino era muy atractivo; en el exterior y en las provincias se lo publicitaba con afiches que decían: “Viaje a Buenos Aires vea Cinerama del Teatro Casino”.

En su última etapa el teatro llegó a albergar a 1600 espectadores cuando en su primera versión contaba con una capacidad para 700. Se lo dotó de techo corredizo además de haberse modificado la fachada de estilo morisco (arquitectura islámica).

Primera fachada del Teatro Casino (1885).

En el Teatro Casino se festejaban los carnavales durante seis noches; se otorgaban premios de disfraces y entre los concurrentes predominaba la colectividad española.

Se presentaban distintos números de variedades tales como acróbatas británicos, el cómico enano Little Peter, la domadora Miss Philadelfia, el Oso Patinador, entre otros; también la gente disfrutaba de Jacobo Inaldi, un italiano famoso en resolver problemas aritméticos con total facilidad.

Por el escenario del Casino pasaron entre otros: el Trío Periset, Stan Laurel (antes de unirse a Oliver Hardy), Oscar Alemán, Florencio Parravicini y otros.

Tenía espacios, galerías y salones y en la década del 50 funcionó el dancing “Nelson”. En el foyer se instaló en los últimos años una confitería donde se vendían golosinas, refrescos e incluso se podía fumar cuando la prohibición no regía.

Hacia 1918 en el teatro actuaban números de tangos de jerarquía, tales como las orquestas de Osvaldo Fresedo y Francisco Canaro.

En 1971 fue demolido y en su lugar se levantó un edificio para oficinas.

___

Teatro Casino era su nombre original (1885). Con la primera reforma en 1892 pasó a denominarse Follies Forlet y en 1905 en su tercer edificio recuperó su nombre primitivo.

Hacia 1918 volvió a cambiar de denominación pasándose a llamar Casino Pigall y se presentaban entre otras las orquestas de Osvaldo Fresedo y Francisco Canaro. Fresedo era bandoneonista y marcó con su estilo elegante y señorial, el camino de otras agrupaciones tales como la de Carlos Di Sarli y Florindo Sassone; en las nombradas predominaban los violines por sobre los bandoneones. La agrupación de Fresedo se presentaba con traje de gala y actuaba fundamentalmente en los ámbitos de la aristocracia porteña de aquel entonces.

Los principales cantores que pasaron por su orquesta fueron Roberto Ray, Héctor Pacheco, Oscar Serpa y Ricardo Ruiz, y los tangos de su autoría más conocidos son: Vida Mía, El Once y Sollozos. Le decían el Pibe de La Paternal y falleció en Buenos Aires el 18 de noviembre de 1984.

Del mismo autor

Relacionadas

Ultimas noticias