fbpx

Recuerdos y más recuerdos, la historia del clan Audero – Capítulo 14

El 01/12/2011, por fin le llegó la jubilación a Chiappero. Estábamos todos contentos y felices.

Finalmente, dicté un comunicado que fue entregado a todos los clientes y gente en general. El mismo tenía el siguiente texto:

1948-2011
Sres. Clientes:

Lamentamos profundamente tener que comunicarles, que a partir del día 1 de febrero de 2012, dejaremos de repartir, es decir, cerramos directamente el negocio.

No se imaginan ustedes la tristeza, la amargura que tengo. Si me dan ganas de ponerme a llorar: son 63 años de intensa actividad de trabajo y lucha.

Por lo tanto, les estamos sumamente agradecidos por haber sido dignos clientes.

Aprovechamos esta nota para desearles a todos felices fiestas.

Para los que nos compran soda en sifones, les pedimos que la consuman porque en breve pasaremos a retirar los sifones vacíos, debido a que nos vemos obligados a devolverlos a la firma Pabri, de la ciudad de Brinkmann, Pcia. de Córdoba.

Sin más, los saludamos con toda la cordialidad y respeto.

AUDERO HNOS.
Clanel J. Audero, CHOCHO.

22/12/2011

Comunicado de Audero Hnos., escrito a mano por «Chocho», informando a sus clientes el cierre del negocio.

La noticia de que cerrábamos el negocio fue impactante. Los llamados telefónicos y saludos personales de la mayoría de la gente que nos conocía fue impresionante. Me preguntaban si era verdad el cierre del negocio, y yo respondía que sí, que habíamos tomado esa decisión terminante.

El 24/12/2011, un día sábado, Walter Guglielmone, el «Cuervo», que aún era el movilero radial del programa que aún conduce Danilo Grazziuti, me entrevistó en el viejo pero adorado escritorio. El reportaje duró una hora, ocupando todo el espacio del programa. Fue para mí una mezcla de alegría y emoción.

Tiempo después, me encontré con la señora Chela Lamberti en el supermercado «El Ronda». Me preguntó si era cierto el cierre del negocio, y yo respondí que sí era verdad. Luego me consultó si estaba interesado en que ella me haga una entrevista, para editarla en el diario «El Eco», y yo acepté. El día siguiente, a las 16 hs. me visitó.

Le comenté tantos hechos, desde el inicio del negocio hasta la fecha, claro, fueron 63 años de historia. Chela se vio obligada a entrevistarme seis días seguidos, siempre por la tarde, para tomar nota en borrador de lo que yo le contaba.

Lo interesante fue lo maravilloso del reportaje total, dividido en dos ediciones por lo extenso. La primer parte fue publicada el 14/02/2012, y la segunda el 22/02/12, en el diario antes mencionado.

Reportaje de Chela Lamberti a «Chocho» Audero, publicado en dos notas en el Semanario El Eco en febrero de 2012.

Por último, me faltaba, o nos faltaba, el reportaje televisivo. Pero una mañana, me llamó por teléfono Mónica Ravazzani, diciendo que le habían comentado lo del cierre del negocio, y preguntando si al día siguiente por la tarde la podíamos atender, ya que le interesaba hacernos una entrevista, conociendo como conocía a la firma Audero Hnos. Le dije que la recibiría con mucho gusto.

El día después, llegó Mónica y un joven camarógrafo. El reportaje de preguntas y filmación duró más de dos horas. Lo pasó por televisión, en su programa Identidad.

Sinceramente, los tres reportajes, tanto el radial por el Cuervo, el escrito por la señora Chela, y el televisado por Mónica, fueron maravillosos. Me hicieron sentir orgulloso, contento y feliz, pero también envuelto en una gran emoción.

Llega otra fecha mala y triste. El 31 de marzo de 2012 se murió Olivio, quedándome sin hermanos varones.

Estoy llegando a la recta final de los momentos y recuerdos vividos. Fueron 63 años de trabajo y lucha, 23.000 días de intensa actividad, 552.000 horas transcurridas, y 33.120.000 minutos de presencia.

Esta apasionante historia, nació por aquel italianito Jorge Audero, nuestro padre, papá.

Sería de mi gusto agradecerles intensamente a todos y todas, por haber detenido algunas horas de vuestro vertiginoso ritmo en que se está viviendo, para leer este nostálgico relato, que lo dejo como un documento, un testimonio, un legado.

Me permito finalizar, repitiendo una frase: «Gracias Dios por darme esta enorme fortaleza anímica».

FIN

28/07/2014
Día lunes.
Hora 18.

Clanel Jorge Audero, CHOCHO.

Relacionadas

Ultimas noticias